13/3/13

Pintamos en caballete.

¿Qué mejor manera de aproximarse a una obra de arte que intentar reproducirla?
Esto es lo que están haciendo mis alumnos de 4ESO en la hora escasa que tenemos de clase.
Cada uno ha elegido una obra pictórica, la técnica y el soporte.
De esta elección depende el trabajo teórico, en el que han de constar los siguientes puntos:
  • las características básicas del estilo al que pertenece el autor elegido
  • las características de su obra en general
  • el análisis de la obra elegida
Además, también han de entregar otro trabajo relacionado con las técnicas húmedas en pintura, profundizando en la o las técnicas que cada uno ha utilizado.

La mayoría ha elegido témpera, pero también acrílicos e incluso óleo. 

El soporte más utilizado es cartón, pero también madera y lienzo, siempre en un formato proporcional al de la obra elegida.

Y muchos han utilizado el caballete por primera vez. Y ahí va un poco de su historia.

El caballete.

Según Wikipedia un caballete es un mueble que constituye una ayuda vertical para exhibir o fijar algo que se apoya sobre él.

Así que la función principal del caballete es sujetar el soporte en una posición que nos facilite el trabajo.
Pueden ser de diferentes materiales como madera, aluminio o acero; y de diferentes formas.

  • Formas.


De trípode. Con 3 patas, de poco peso y plegable.

De estudio o en forma de H, más pesado y estable.

De campaña o portátil. Ligero de peso y de tamaño más reducido que los anteriores para poder transportarlo con facilidad. Los hay que tienen el maletín para las pinturas incorporado.

De sobremesa, más pequeños para colocar encima de la mesa a modo de atril.
Además de ayudarnos a sujetar el soporte para pintar, también podemos utilizarlos para exponer.
Y eso es lo que vamos a hacer en cuanto acabéis.
Venga, a disfrutar.